¿Adicción a los juguetes sexuales?

Compártelo con tus amigos

mujer adicta a los juguetes sexuales

Los vibradores, los succionadores de clítoris, los dildos, los plugs anales y en general todos los juguetes sexuales nos regalan sensaciones muy placenteras al estimular las zonas erógenas de nuestro cuerpo, pero ¿podemos llegar a desarrollar adicción a estos amiguitos? Aquí te contamos.

Nicki Minaj sorprendida

Hormona del placer

Los juguetes sexuales están diseñados para producir diversos estímulos. Al momento de experimentar agrado por alguna sensación en particular, el cerebro empieza a producir dopamina, un neurotransmisor que indica placer, nos mantiene felices y con ganas de repetir la experiencia.

Todas las sensaciones que se producen con los juguetes sexuales pueden llegar a generar cierta adicción, ya que el cerebro busca recompensas para mantenernos felices y de buen humor. Además, si se trata de algo que no requiere mucho esfuerzo y  que se puede obtener al momento resulta aún más adictivo.

¿Adicción o placer?

Disfrutar de los juguetes sexuales puede traernos a nuestra vida numerosos beneficios, pero si los utilizamos por un motivo incorrecto podemos llegar a desarrollar una adicción.

La psicóloga y sexóloga Monica Branni asegura que como “toda adicción tenemos indicios de que le estamos dedicando demasiado tiempo y energía a algo cuando empeora la esfera personal, laboral y social de la persona”.

niña enojada

El verdadero problema surge en la motivación que nos impulsa a engancharnos con algún sex toy. Si se utiliza por desconocimiento del propio cuerpo y poca práctica con la masturbación podemos buscar una solución rápida a través de un juguete erótico.

“De esta manera tendremos más probabilidades de desarrollar una adicción, puesto que no sabríamos cómo sentir placer sexual sin él”, señala Branni.

Sexualidad plena y satisfactoria

Este tipo de adicción no es muy común, sin embargo, es posible desarrollarla. Por tal motivo es importante que seamos consientes de nuestro comportamiento y de lo que nos gusta durante el sexo para vivir una sexualidad plena, satisfactoria y feliz.

Del mismo modo, el conocimiento del propio cuerpo es fundamental, ya que conocer nuestras zonas erógenas nos permitirá darnos placer sin necesidad de utilizar un juguete sexual. 

gato dando un masaje

La adicción no depende cuantas veces se utilice un juguete sexual para satisfacernos, si no de las afecciones que se manifiestan en nuestro día a día cuando ya no somos capaces de tener una vida sexual sin él. 

Si crees que estás desarrollando una adicción a los juguetes sexuales te recomendamos visitar a un especialista en salud sexual para que te apoye y te brinde las herramientas necesarias para tratar la situación.

¿Qué piensas sobre este tema? ¡Te leemos!

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)