El drag: El performance que juega con el género

Compártelo con tus amigos

Foto de una drag

El performance es algo que muchos disfrutamos. Quienes lo hacen ponen en el escenario sus emociones, sentimientos e ingenio para expresar lo más artístico de ellos y entretener al público. Es un trabajo de muchas sensaciones, pero de gran disciplina. La interpretación de los actores, bailarines, cantantes, etc. es lo que nos hace tener una vida fuera de lo común.

En la comunidad LGBT, ha jugado un papel importante. ¿Cuántos no se han sentido en el cuerpo de Madonna o Donna Summer mientras bailan y cantan? Esto ha unido a muchos miembros de la diversidad sexual. Aunque, no solamente como espectadores, también como artistas que lo efectúan, incluso jugando con el género y la sexualidad, como es el caso del drag.

Definición de drag

El drag es una forma de arte en la cual se juega con el género y lo asociado con él. El artista crea la exageración de una identidad de género, mediante ropa extravagante, maquillaje y la creación de un personaje. De esta forma, se expresa en un performance que puede ser solo de carácter visual (pasarelas, fotografía, etc.) o ser un show completo con canto, baile, lipsync, escenografía y hasta sketches.

Por lo general, el personaje creado o la puesta en escena se hace con lo relacionado a su género opuesto. De ahí salen las drag queens (que exageran la feminidad) y los drag kings (quienes llevan al límite la masculinidad). No obstante, hay personas cis y trans que hacen drag del género con el que se identifican (a estos se les conoce como bioqueens o biokings).

Incluso, hay una variante que es el drag queer, en el cual se pueden mezclar rasgos de ambos géneros para combinar algo de ambos, o de algo monstruoso como aliens, criaturas mágicas, etc. El arte del drag no se cierra a hacerse de una sola forma. El performance y la expresión sacan lo máximo del género en todas sus aristas.

Drag queen que dice "absolutely".

La historia del mundo drag

El drag tiene su origen desde que en el teatro, los hombres se vestían de mujeres cuando no se les permitía actuar. Esto ocurrió en culturas antiguas como la ateniense y en algunas más cercanas a nuestro tiempo como el teatro inglés de Shakespeare. Ellos interpretaban un personaje, en el que exageraban el rol de género de quien estaban encarnando. 

Después, se les empezó a asociar con la comunidad LGBT+, ya que los artistas que interpretan mediante el drag no eran aceptados socialmente. Se les relegaba a lo marginado, ya que no era bien visto que una persona usara vestimenta del género opuesto, aun si solo fuera por crear arte. Además, de que muchas personas que hacen drag efectivamente son parte de este colectivo en su día a día.

Pasando el tiempo, el drag se presentó más en clubes y shows dirigidos a personas LGBT, sobre todo durante los ballrooms, los cuales eran reuniones clandestinas en las que personas latinas y negras de esta comunidad competían al hacer performance. Se creaba una hermandad en la que, además, las madres y padres de cada casa adoptaban a aquellos que eran marginados por la sociedad.

Hoy en día, desde la popularidad que tuvo el programa RuPaul’s Drag Race, un concurso por ver quien es la mejor drag, ha tenido mayor aceptación. Artistas de talla internacional como Beyoncé, Madonna o Katy Perry incluyen a drags en sus shows. Nombres famosos como Valentina, Raven, RuPaul, Adam All, Benjamin Butch, la Veneno, Pablo Vittar y Big Freedia son ejemplo de ello.

Valentina, la drag queen, dando un beso

Ser drag no tiene que ver con la identidad de género ni la sexualidad

Hay una confusión común sobre que ser drag, travesti y trans son lo mismo. Esto se da porque las tres categorías salen de la imposición heteronormativa de género. Sin embargo, aunque es muy cómodo meter todo en un mismo costal, es importante aclarar las diferencias para evitar caer en errores al momento de identificar cuál es cuál.

Una persona trans es aquella que no se identifica con el género que se le asignó al nacer, de ahí salen las mujeres trans, hombres trans y personas no binarias. Un travesti o crossdresser es alguien que utiliza la ropa y accesorios catalogados como del género opuesto, aun cuando no se identifique con este.

En cambio, alguien drag lo hace como algo artístico, pero en su vida cotidiana no necesariamente busca hacerlo. Incluso, hay algunos que son cisheterosexuales, por lo que no pertenecen a la disidencia en su experiencia diaria, por ejemplo, Maddy Morphosis es un hombre que tiene esposa e hijos y Lucía Méndez recientemente se incursionó en el drag, aunque es una mujer hetero.

¿Y tú te atreverías a hacer drag? ¿Has disfrutado de este gran arte?

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)