Las zonas erógenas de la mujer: Descubre cuáles son

Compártelo con tus amigos

hombre besando el cuello de una mujer

Tener relaciones sexuales satisfactorias es más que meter y sacar e incluso más que frotar, por ello siempre se recomienda estimular las zonas erógenas de cada persona. Como mujer, ¿conoces cuáles son las tuyas?

hombre lamiendo la oreja de una mujer

No existe un manual específico para decirte qué zonas te harían mojar si las tocan de inmediato, ya que cada cuerpo es diferente y no todos son igual de sensibles en los mismos lugares. Lo que sí podemos hacer es contarte sobre todas aquellas zonas que están más predispuestas a generarte gran satisfacción.

¿Qué son las zonas erógenas?

Las zonas erógenas son partes del cuerpo que al ser estimuladas producen placer y excitación. La razón por lo que esto pasa es porque en esas partes existen muchas terminaciones nerviosas que se vuelven más sensibles al tacto.

Estas zonas erógenas se pueden clasificar en dos tipos:

  • Primarias: son tus genitales (el clítoris y tu vulva).
  • Secundarias: son las demás partes de tu cuerpo que son sensibles.

Zonas erógenas secundarias: Aprende a estimularlas (Guía)

Como mencionamos anteriormente, tener relaciones sexuales no solo se trata de la penetración, también es importante estimular ciertas partes del cuerpo, para mojar mejor el asunto. Aquí te dejamos una pequeña guía sobre cómo puedes empezar.

Empieza con...

La nuca y el cuello: Para estas partes se recomienda lamerlas, besarlas y morderlas. Son zonas vulnerables, lo que convierte el juego previo en algo más intenso, al dejar que alguien te toque esas partes le estás otorgando tu confianza.

Orejas: Al igual que la primera zona, estas se pueden lamer o mordisquear e incluso es posible acompañar estos actos diciendo palabras sucias al oído (LINK NOTA: Cómo hablar sucio en la cama).

Ve bajando hacia la…

Espalda: Esta zona puede ir acompañada con las anteriores, tu pareja tendrá que besar tu nuca e ir bajando por tu espalda ya sea con besos o dando lamidas. Otra opción es que deje resbalar un hielo o cera caliente (aquí es importante informarse todo sobre el uso de estas técnicas para evitar algún daño a la piel).

Llega al…

Vientre: Aquí tu pareja debe de tener cuidado, esta parte es muy sensible, así que es mejor evitar morderla. Lo idóneo es lamerla suavemente y para darle un plus a la sensación, te sugerimos se ponga un hielo en la boca pasándolo junto a su lengua sin dejarlo caer por completo en tu abdomen. 

Sube a los…

Labios: Nada como un buen beso de lengua para ir calentando, aquí puedes juguetear con tu pareja con mordiscos a los labios o rozándose las lenguas entre ustedes.

Mientras se estimulan los…

Senos: Sin duda los senos de la mujer son de los favoritos para la mayoría, pero estimularlos no es solo chuparlos. Se propone besar, lamer, pellizcar e incluso morder, es fundamental no olvidar involucrar a los pezones, algo que les gusta a algunas mujeres es que coloquen sobre ellos pinzas de presión. ¿Lo has intentado?

Vuelve a bajar y llega a…

Muslos y muñecas: En estas dos te recomendamos que sean acariciadas lentamente para posteriormente besarlas y pasarles la lengua. Siempre de una forma suave y que sea por la parte interna de las mismas.

Presta atención a los…

Glúteos: Las nalgas prenden y mucho, por ello puedes hacer que tu pareja las acaricie, las lama o que les dé un sexy masaje con las manos.

Cómo saber si son mis zonas erógenas

Te hemos hablado sobre las zonas más sensibles y no todas aplicarán para ti, por eso debes conocerte y la mejor manera de hacerlo es experimentando. Ya sea que lo hagas sola o con tu pareja. Porque no todas las mujeres sienten lo mismo en todos los sitios, algunas son más sensibles que otras y necesitarán de un trato más delicado, mientras que algunas no tendrán suficiente con eso y será importante ejercer mayor presión. Así mismo, está la posibilidad que no le cause nada el que toquen alguna parte de su cuerpo.

Conocerte es algo que te ayudará mucho para poder disfrutar de tu sexualidad, por ello no tengas miedo de experimentar, si te atrae algo hazlo (siempre con precaución e investigando sobre el tema) e igual comunícaselo a tu pareja. Si quieres saber sobre las zonas erógenas de un hombre puedes echarle un vistazo a nuestra nota que habla sobre ello. 

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)