¿Quiénes son los sugar daddies?

Compártelo con tus amigos

hombre adulto y mujer joven

Se dice mucho que lo mejor de la vida no tiene precio y que el dinero no da la felicidad. Si bien es cierto que debemos valorar también los momentos inolvidables, las personas importantes y nuestro bienestar emocional, la realidad es que las facturas y las cuentas del mes no las pagas con solo sonreir.

Aceptémoslo, por más que podamos amar nuestro trabajo o tener mucho de lo que siempre quisimos, la vida adulta no es fácil y hay personas que simplemente quieren que este camino sea más sencillo. Por esta razón, buscan a una persona con una cuenta bancaria grande que pueda resolver sus problemas a cambio de un poquito de afecto diario (sabes a lo que nos referimos).

¿Y quién es esta persona? ¿Dónde la encuentro?

Si quieres ser uno de esos afortunados que ya no quieren trabajar, hay un grupo de adultos mayores que buscan hombres y mujeres jóvenes que sean muy atractivos para mantenerlos por completo, cumplirles todos sus caprichos y hasta llevarlos a vivir con ellos en sus hermosas mansiones. Estamos hablando de los sugar daddies y sugar mommies.

¿Es decir que si quiero solucionar mis problemas fácilmente tengo que estar con alguien mayor que yo? No exactamente, hay otras formas como abrir un OnlyFans o ganar la lotería, si no te parece pues you better work, bitch. En realidad la dinámica que manejan los sugar daddys es la de buscar a un sugar baby, es decir, alguien joven que les cumpla ese deseo de tener una pareja sexual o sentimental a cambio de dinero y lujos.

Claro que ellos son quienes ponen por lo general las condiciones. Digamos que ofertan lo que ellos buscan, si una pareja estable, un compañero o solo alguien con quien divertirse, si aceptas ellos te harán feliz con cualquier capricho monetario. ¿Y si no quiero hacer algo? Como en todo lo que hablamos aquí, siempre abogamos por el consentimiento mutuo, entonces si algo no te gusta de un sugar daddy, simplemente no estés ahí.

lana del rey con un sugar daddy

Tipos de sugar daddys

No toda la economía de las personas siempre va a ser igual. Hay algunos que tienen más o menos ingresos, según lo que les dé su actual trabajo o todo lo que acumularon de riquezas en sus vidas. Con base en esto, los sugar daddies son clasificados de la siguiente manera:

  • Sugar Daddy / Mommy común. Hombre o mujer exitoso y adinerado de edad avanzada que busca como pareja a alguien joven para que sea su sugar baby.
  • Splenda Daddy. Son los sugar daddy que no cuentan con mucho presupuesto para otorgar lujos, salidas costosas o mantener por completo a los sugar babies
  • Honey Daddy. Se trata de aquellos que no tienen límites en sus ingresos y son sumamente adinerados, por ejemplo, empresarios multimillonarios o artistas exitosos retirados.
  • Salt Daddy. Son aquellos que solo buscan encuentros sexuales momentáneos con los sugar babies.

 

¿Cuál es el precio a pagar como sugar baby?

Si quieres ser un sugar baby debes tener en cuenta los aspectos negativos. Para empezar, no es para todos. Si sientes que solo estás ahí por obligación, lo sentirás como un trabajo más que te estresará hacer. Genuinamente debe de gustarte la idea de estar con una persona mayor que te cumpla tus caprichos y seguirlo en su juego

Hay que aclararlo, aunque parezca algo obvio, pero si eres muy rebelde y no te gusta que nadie te imponga nada, definitivamente esto no es para ti. Mejor busca hacerte de tus propios ingresos para que nadie te ponga condiciones. De igual forma, si eres muy dependiente, tampoco es una opción, ya que muchas veces los sugars tienen vidas ya hechas que no dejarán por ti. 

Además, si no te agrada la forma de pensar de las personas mayores ni mucho menos te ves con uno en la cama, tampoco lo hagas. Tampoco podemos negar los casos de violencia que pueden generarse a raíz de esta diferencia generacional, sobre todo del sugar daddy al sugar baby. En cuanto notes algo que te haga daño o no te guste, lo mejor es que no te quedes ahí.

Mujer mayor diciendo "Are you the sugar daddy?"

La sociedad hablará mal, pero debes de quitarle la importancia

En nuestra sociedad puritana, se suele juzgar mucho esta dinámica de sugar daddy y sugar baby. Se le confunde con la prostitución y se cree que las personas que están dentro de esta dinámica son unas buenas para nada o están enfermas. La realidad es que todos son libres de hacer lo que les guste mientras no le hagan daño a los demás. Si una persona está feliz siendo mantenida por su sugar, ¿a ti qué te importa?

Otra cosa que debemos aclarar es que salir con alguien mayor no lo convierte en tu sugar daddy ni tiene la obligación de serlo. Existen personas que sienten atracción por alguien mayor y no, no solo como un fetiche, sino que en efecto les atrae esa persona por quien es. Entendamos que el juego de los sugars no se limita a un gusto, sino a una dinámica que implica un intercambio mutuo.

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)