¿El deseo sexual es afectado durante el ciclo menstrual?

Compártelo con tus amigos

Mujer lamiéndose los labios

Durante la menstruación las mujeres pasan por un coctelito de hormonas bien sabroso, algunas se ven afectadas más que otras y eso es completamente normal. Pero, ¿sabes si eso también influye en el deseo sexual?

Dinosauria besando un hongo

¿Qué pasa con el sexo y el ciclo menstrual?

Durante las etapas del ciclo menstrual, muchas hormonas están presentes, lo que provoca que el estado de ánimo, la energía, la sensibilidad y el apetito sexual vaya cambiando en las mujeres.

 

Entonces, no hay nada de sorpresa que de repente el deseo sexual sea muy alto y de pronto sea nulo, aunque esto es determinado por muchos factores, no solo hay que dejárselo a las hormonas, aunque esto lo explicaremos más adelante.

 

Se sabe que es muy común que el deseo sexual aumente durante la ovulación y que esté presente cuando se está menstruando. Sin embargo, hay mujeres que ni de chiste piensan en sexo cuando están sangrando.

Las hormonas involucradas

Hay dos hormonas a las que hay que atribuirles las ganas de querer hacer el delicioso:

 

  • El estrógeno: Esta hormona es la responsable de que la mujer quiera activamente tener relaciones sexuales, está presente desde el día 1 hasta el 14 en el ciclo menstrual (que abarca la menstruación y la ovulación). Que se produzca la hormona durante esos días no quiere decir que las mujeres piensan 24/7 en sexo, sino que es mucho más fácil que se encuentren receptivas para hacer el delicioso o masturbarse.
  • La progesterona: Es la encargada de que la líbido de la mujer disminuya después de la ovulación, esta suele estar presente en la fase secretora y aquí las mujeres suelen estar muy sensibles (hormonalmente y físicamente), lo que contribuye a que ni de chiste quieran ser tocadas.

No es igual para todas

Que las hormonas mencionadas anteriormente estén presentes no quiere decir que harán que todas las mujeres experimentan lo mismo. Además, no se debe culpar solo al estrógeno y a la progesterona por el deseo sexual, sí, son una parte fundamental, pero no son los protagonistas de estas situaciones.

 

Otras razones por las que aumente o disminuya la líbido:

 

  • Estrés: Si una mujer se encuentra estresada durante la presencia del estrógeno, ni de chiste va a querer tener sexo, por más que la hormona se esté produciendo desquiciadamente por adentro. Pues, te recordamos que tener estrés o ansiedad juegan un papel muy especial para la falta de deseo sexual e incluso influyen en trastornos como lo son el vaginismo.
  • Alivio: Cuando las mujeres están sangrando pueden pasar por muchas cosas como lo son los cólicos, el sangrado excesivo, sensibilidad en las mamas, entre otras. Esto tiene como consecuencia que algunas féminas no quieran más que estar tranquilas y no pensar en algo que requiera un esfuerzo máximo, por ello descartan el sexo.

 

La otra cara de la moneda, es que a muchas les disminuyen los incómodos síntomas de la menstruación cuando tienen sexo, por lo tanto, se siente más deseosas. Prácticamente, es una mezcla de los estrógenos con la recompensa del alivio y si bien te hemos dicho, la excitación sexual tiene que ver mucho con la mente.

 

Ahora ya lo sabes, no solo el ciclo menstrual afecta el deseo sexual, si puede ser un factor importante pero no indispensable. Así que no te sientas mal si en algún momento solo quieres tener sexo bien desquiciadamente y si en otro te interesa hacer cualquier otra cosa. Disfruta de tu sexualidad como más te convenga.

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)