Nudos bondage para principiantes

Compártelo con tus amigos

nudos-bondage-para-principiantes

Muchas parejas se inician en el BDSM a través del bondage, ya que obtienen placer a través de la entrega y la sumisión. La inmovilidad y la vulnerabilidad que supone rendirte a manos de tu pareja va más allá de la restricción del cuerpo. El dolor que podrías llegar a experimentar con esta práctica se convierte en satisfacción para que, de esta manera, obtengas una experiencia placentera y muy erótica. ¿Te atreves a intentar nudos bondage con tu pareja?

Aprende a atar

Para poder iniciarte en esta práctica debes aprender a atar y a conocer las sensaciones que genera tu cuerpo con la restricción del cuerpo. Lo mejor es empezar con una sencilla inmovilización de las muñecas tras la espalda. Puedes utilizar cuerdas de algodón para bondage, una corbata, o un pañuelo.

Después de atar a tu pareja empieza a recorrer las zonas erógenas de su cuerpo con algunos objetos con textura. Puedes utilizar una pluma, un látigo sexual, o incluso aceites para dar inicio a la práctica con un delicioso masaje erótico. Te aseguramos que a ambos les encantará.

Conoce los nudos para principiantes

1. Nudo espiral

Es un nudo muy fácil de hacer y con el que tu pareja no podrá desatarse fácilmente, ya que puedes atarlo a la cama. Con el nudo espiral puedes inmovilizar una o dos manos y también los tobillos.

2. Nudo mariposa

Este nudo es muy restrictivo y también puede realizarse en muñecas y tobillos. Una característica de este nudo es que no es necesario atar el extremo libre a ningún objeto. Un uso clásico del nudo mariposa es aquel en el que el sumiso queda con los brazos atados a la espalda.

3. Nudo esposas

Este nudo lo puedes utilizar si no tienes esposas y se puede usar para atar manos y tobillos. Es el nudo más utilizado para atar las manos y los tobillos al mismo tiempo. Después de atar manos y tobillos puedes dejar el extremo libre o sujetarlo a algún objeto.

4. Nudo presilla

Es uno de los nudos más sencillos y rápidos de hacer. La característica principal de este nudo es que siempre debe ir atado a algún objeto. Puede usarse para atar una o dos muñecas y/o uno o ambos tobillos. Al amarrar muñecas y tobillos al mismo tiempo, se logra la famosa X, la cual consiste en que el sumiso quede atado a la cama formando con sus brazos y piernas estiradas una X.

5. Nudo para atar a la cama

Después de que decidas cuáles nudos vas a utilizar en tu pareja, puedes utilizar este nudo para hacer que la sujeción sea más firme. Si tu cama o la de tu pareja no tiene cabecera puedes utilizar las patas de la base de la cama para realizar las ataduras.

Cada vez que hagas una atadura hazlo delicadamente y asegúrate de que no estés impidiendo el movimiento natural de las muñecas, las manos y tobillos. Te recomendamos dejar pasar un dedo entre la piel y la atadura para poder jugar sin preocupaciones. Lo importante es que la atadura no sea incómoda, que no te corte la circulación y que disfrutes del momento. 

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Te gustaría iniciar con esta práctica? ¡Esperamos tus comentarios!

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)