Piercings en los genitales: ¿Son una buena opción?

Compártelo con tus amigos

piercings

Los piercings en los genitales pueden causar muchas sensaciones ricas y no lo sabías ¿o sí? Algunas personas se ponen estas piezas en sus genitales porque les gusta como se ven. La pregunta primordial aquí es: ¿tenerlas representa un peligro para tu salud?, te invitamos a averiguarlo.

Bart Simpson con piercings

Los piercings en genitales

Los piercings así como los tatuajes no son para todas las personas, ya sea porque a unos no les gusta o su umbral del dolor es muy alto, por lo tanto, prefieren no hacer estas modificaciones a su cuerpo​​. Y como todo, existen variaciones que solo un grupo en específico opta por hacérselos. Centrándonos en el aspecto sexual, te hablaremos de los piercings en los genitales y podrás decidir si es buena idea hacerte uno o mejor optar por perforar otra parte de tu cuerpo.

 

¿Se tiene más placer por hacerte un piercing en tus genitales? Sí y no, dependerá mucho de la zona en la que se incruste la pieza, algunos incrementan las sensaciones por el tipo de roce que se da, ya sea para ti o para tu pareja. Otros piercings solo se ponen con fines estéticos y estos no cambian nada tu sesión de sexo.

¿Es peligroso? Cualquier perforación en tu cuerpo puede ser peligrosa si está mal hecha o si no se tuvo la higiene necesaria para colocarla. Y no solo importa esto, también es fundamental que le des los cuidados necesarios después de que te la pongan.

¿Cómo saber si es para mí? La respuesta más sencilla a esto es que depende mucho de tus gustos, si tú quieres hacértela, adelante, que nadie te detenga. Aunque sí creemos que deberás pensarlo un poco más considerando lo siguiente:

 

  1. Nunca te has hecho una perforación antes: Si anteriormente no te has perforado cualquier otra parte del cuerpo, será mejor que lo pienses. Esto es porque no sabes como reacciona tu cuerpo cuando le colocas algo que no debería de ir ahí, así como tampoco sabes si eres alergico a cierto tipo de materiales.
  2. Tu umbral del dolor es muy alto: Esto lo tendrás que medir tú, basta con saber que tan doloroso resulta para ti que te inyecten, te pellizquen, etc. Si no aguantas sensaciones fuertes que para la mayoría de las personas no significan la gran cosa, entonces piensa dos veces antes de perforarte, pues la mayoría de las perfos en genitales son bastante dolorosas.
  3. Eres muy activo sexualmente: Si no crees que puedas pasar al menos 2 meses sin tener sexo, será mejor que descartes esta idea, pues una perforación de esta índole tarde en cicatrizar aproximadamente 2 meses (algunas pueden llevar más tiempo). Esto no solo aplica con algún tipo de penetración, roce entre genitales o sexo oral, también cuenta si te vas a masturbar.

Recomendaciones

Antes de perforarte​​

  • Acude con expertos: Invierte en el mejor lugar donde hagan perforaciones en tu localidad, no por querer ahorrar algo de dinero te vayas a ir con uno de dudosa reputación. Ir a un estudio que esté bien calificado y su reputación sea buena, te evitará posibles problemas en el futuro.
  • Busca el tipo de piercing que quieras: Tanto para hombres como para mujeres, existen diferentes sitios donde puedes perforarte, más adelante te hablaremos de esto.
  • Resuelve tus dudas: Ya estás en el estudio y pronto te pincharán tu zona íntima, antes de eso, pregúntale a tu perforador todas las dudas que tengas, desde cuidados posteriores, hasta qué hacer en caso de que llegarás a tener complicaciones. También puedes hablar con esta persona para saber si la zona que elegiste es la ideal para ti, existen piercings que no van bien para personas que no tienen mucha carnita en el clítoris o en la vulva, e incluso cuenta mucho si tienes pene y estás circuncidado o no.

Después de perforarte

  • Sé muy higiénico: Mantener tus zonas íntimas limpias es primordial y cuando te perforas ahí entonces debes de tener mucho más cuidado. Quien te perforó te dirá todo lo que tienes que hacer para limpiarse correctamente.
  • Hazlo con cuidado la primera vez: Una vez haya pasado tu tiempo de recuperación y puedas tener sexo, te sugerimos que tengas sexo lentamente y con cuidado. Esto es porque los roces pueden provocarte mayor sensibilidad y tu pareja tampoco sabe cómo se siente que algo extra roce contra su vagina, pene o ano (dependiendo el caso).

Tipos de piercings y zonas para hacérselos

Personas con pene

Antes de indicar las localizaciones de los piercings, te compartimos la anatomía de los genitales masculinos para que puedas darte una idea:

partes del pene
Fuente: National Cancer Institute

Uretrales: Existen dos tipos de piercings que van en la uretra, el primero se coloca en el orificio uretral (también conocido como piercing príncipe Alberto) y este sale por la parte arriba, el segundo sale por la parte contraria (conocido como piercing delfín). Ambos pueden tener una recuperación de 2 meses a 6 meses y suelen ser dolorosos.

Si te colocas esta pieza, puedes experimentar un mejor placer durante el sexo, aunque no es recomendada si no estás circuncidado. La pieza que se suele lucir en este tipo de perforaciones es circular.

 

Escrotales: Se sitúa en el escroto y es más simbólico que otra cosa. Se suele poner debajo del testículo izquierdo, no duele tanto como las uretrales y su recuperación es más rápida (aproximadamente de 3 meses).

Este tipo de piercings no afecta en nada el sexo y las piezas que se ponen son circulares.

 

Palang, apadravya y dydoe: De los piercings más dolorosos que existen, para colocarlos el pene debe de estar erecto y la curación puede tardar de 3 meses hasta 1 año. Estas piezas atraviesan el glande y la uretra, y si afectan el sexo, pues las personas sienten más placer por el roce. Dependiendo donde se sitúen es el tipo de pieza que se lucirá.

  • Palang: Atraviesa el prepucio de forma transversal. 
  • Apadravya: Se pone de forma vertical y va desde el glande hasta la uretra.
  • Dyode: Se pone sobre el prepucio en forma vertical pegado al tallo del pene, aunque también se puede poner una pieza circular que quede colgando como en la escrotal.

Personas con vulva

Al igual que con los piercings masculinos, te pondremos la anatomía de la vagina para que puedas entender mejor las zonas:

partes de la vulva

Clítoris: Este perfora el prepucio del clítoris, aunque algunas personas prefieren que se les perfore todo el clítoris (no es recomendable). Son los piercings más dolorosos y su recuperación tarda aproximadamente 3 meses.

En esta zona se puede poner la pieza de forma vertical u horizontal, y el primero de estos se produce una mejor estimulación durante el sexo. El horizontal no suele tener algún efecto, se lo ponen con sentido más estético.

 

Christina: Esta perforación atraviesa la parte superior de los labios mayores y sale hasta el monte de venus. No suele doler mucho (depende mucho de la persona) y es de los más tardados en cicatrizar, sana en un periodo de 3 a 6 meses.

Este piercing no cambia nada durante las relaciones sexuales, se hace con fines estéticos y no todas las personas con vulva se lo pueden hacer, depende mucho de la anatomía de cada una.

 

Fourchette: Se coloca entre la vagina y el perineo (este se encuentra abajo de la vagina, algo pegado al ano), es igual de doloroso que el Christina y tarda en curarse aproximadamente 4 meses.

Al igual que el piercing anterior, no tiene algún efecto en el sexo y dependerá de la cantidad de carne que tengas para saber si te lo puedes hacer o no.

 

Labios: Estas perforaciones se pueden hacer tanto en los labios mayores como menores, no generan mucho dolor y se curan en un lapso de 2 a 3 meses.

Hay que tener cuidado con este tipo de perforaciones porque puede desgarrar tus labios, además es el último de los piercings estéticos que hay para esta categoría. Las piezas que resaltan mucho son las circulares.

Perforaciones universales

En los pezones: Aquí no importa si tienes pene o vulva, te puedes hacer estos piercings (bueno, hay excepciones). Son bastante dolorosos y su recuperación lleva 3 meses, aunque la cicatrización estará por completa después de 1 año.

Lo increíble de esta zona es que, las piezas puestas pueden ser de diferentes formas, además de que no solo sirven como algo visual, sino también como una parte estimulante para excitarte y excitar a tu pareja.

Aquí hay que aclarar que se debe tener cuidado, pues los pezones de por sí son una zona sensible y hay que tener cuidado de no lastimar durante las relaciones sexuales. También, es importante que si haces deportes no te los pongas, pues el roce de tu ropa junto al sudor pueden hacer que se te infecten o te lastimes.

 

Como pudiste notar, hay muchas partes en las que te puedes poner un piercing en tus genitales, dependerá de ti y tu anatomía para saber si es posible colocar uno en la zona que quieras. ¿Te animarías a ponerte uno?

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)