Claves para construir una relación sana

Compártelo con tus amigos

Una pareja riendo.

¿Estás hartx de que todas tus relaciones sean más tóxicas que Chernóbil? ¿Quieres saber la clave de las relaciones sanas? ¿Estás leyendo esto como el tipo del comercial? Bueno, que no cunda el pánico, hoy te traemos los mejores consejos para que tu nueva relación vaya directo al éxito del amor.

Un fantasma y calaca abrazados.

¿Qué es una relación sana?

Sabrás que te encuentras en una relación saludable cuando te sientes escuchadx, valoradx y las cosas “malas” no le ganan a las buenas. Y con cosas malas no queremos decir que te insulte o menosprecie tus sentimientos una vez al mes, nos referimos a todas esas características que te incomodan de tu pareja, pero no es una tremenda banderita roja, por ejemplo que sea impuntual.

 

En conclusión, una relación sana es cuando ambas partes se sienten bien donde están, pueden expresar sus sentir, comprenden que son un equipo, no sienten que sus propias parejas son sus enemigas y saben que estar con su novix siempre será un lugar seguro para ser unx mismx.

¿Perfecto es igual que sano?

Hay que aclarar algo, no existen las parejas perfectas, si existen sanas, pero incluso ellas han tenido que pasar por ciertas situaciones difíciles para lograr lo que son hoy en día. Así que lo mejor será que no idealices una situación. Tal vez quisieras que tu pareja actuara de cierta manera para describir tu relación como perfecta, pero lo cierto es que las únicas acciones que puedes controlar son las tuyas.

¿Cómo construir una relación sana?

Trabaja en ti

No nos referimos a que debes amarte y todo el cuento de que eso es lo único que debes de tomar en cuenta para lograr tener una relación sana. Lo cierto es que, no toda tu vida será una línea de felicidad, una vez que lograste superar algo, tendrás bajas y altas. Aquí lo importante será que trabajes todos los días en ti, así sabrás qué quieres, cómo lo quieres y podrás comunicárselo efectivamente a tu pareja.

Acepta a tu pareja

El ser humano es imperfecto por naturaleza, además no existe la copia exacta de alguien, así que tu pareja no pensará igual que tú, no tendrá las mismas mañas que tú. Así que debes aceptar todo el paquete con el que llega, no te decimos que te resignes a recibir eso, si algo te molesta demasiado, puedes platicar con ella para ver la manera de solucionarlo y sea un ganar-ganar.

 

Ahora si de plano no hay forma de cambiar algo y eso no te deja dormir, mejor considera no seguir con ella. O siempre tendrás cierta espinita de eso, lo que puede provocar discusiones en un futuro.

Abran el canal de comunicación

Tendrán que dejar a un lado, él no te lo digo porque deberías de saberlo. También aprender que la comunicación efectiva no llega desde el reproche o la exigencia o un yo lo veo así y siempre será así. En la comunicación, el objetivo es que puedan expresarse sin invalidar sentimientos o victimizarse. Además, siempre deberán llegar a una solución benéfica para ambas partes.

Traten temas incómodos

Las relaciones sanas perduran gracias a que se habla sobre temas incómodos, no te podemos decir que existe una regla sobre lo que es incómodo, eso depende de cada pareja, puede ser algo referente al sexo, a una situación en concreto, etc.

Tendrán que ceder

Habrá veces en las que tendrás que ceder y tu pareja también, no se trata de que siempre estés dando más, pero si existirán ocasiones en las que lo mejor será ceder. Con esto no nos referimos a que aceptes algún tipo de violencia o maltrato psicológico.

Hagan acuerdos

Muchas parejas no hacen esto cuando van empezando, dan por hecho de que las cosas funcionan de la misma manera para ambxs, cuando en realidad no es así. Así que echense una platicadita para hablar de lo que está o no permitido en la relación.

 

Además, los acuerdos son flexibles, siempre se pueden ir modificando, solo si ambas partes están de acuerdo o funciona. También te recomendamos que no sean extremistas, por ejemplo, si a tu pareja no le gusta que contestes llamadas del trabajo cuando están juntos, pueden encontrar una forma de que funcione. No se trata de no me gusta, no lo hagas y ya.

No dejen a un lado el sexo

Si algo no te parece al momento de hacer el delicioso o quieres cumplir una fantasía, háblalo con tu pareja. E igual aplica la inversa, si tu pareja te pide algo, se comprensivx y nunca juzgues o te burles de sus gustos.

Vivan su individualidad

Sí, el punto es que tu pareja sea tu lugar seguro, pero no significa que sea el único que exista. Debes aprender a no depender en su totalidad de ella, cultiva tus propios hobbies, metas, relaciones. La involucrarás en algunos, pero no en todos y eso está bien.

El 100 no siempre es posible

Habrá días en los que tu pareja no podrá dar el 100% a su relación o en los que tú tampoco podrás, así que deberán dar más en ciertas situaciones. Sé más empáticx con tu pareja, la vida se suele complicar en algún punto para todxs.

No te pertenece

Esta es una clave muy importante, cuando comprendes y aceptas que tu pareja no te pertenece, entonces te evitas de pasar por muchas situaciones incómodas. Quienes están en una relación sana comprenden muy bien el siguiente concepto: te amo, pero si no me eliges en algún punto está bien, tienes toda la libertad de irte.

No eres su padre/madre

Tu chamba no es educar a tu pareja, ella ya es una persona adulta y deberá ser alguien funcional por sí sola, si no puede, entonces no interfieras, esa no es tu labor. Si puedes apoyarla, pero jamás adoptar el papel de una figura paterna o materna.

 

Estos son los puntos clave que deberás considerar para poder tener una relación sana y no te preocupes si no puedes hacer todos a la primera, es cuestión de constancia, autodescubrimiento y mucho trabajo con tu pareja, así como interno. Recuerda que Roma no se construyó en un día.

Suscribirte a nuestro boletín

Al ingresar su correo electrónico, acepta nuestos Términos y condiciones del Aviso de Privacidad

Conecta con placer punto a punto

Compártelo con tus amigos

Las más leidas :)